Mi visión por el café


Muchas personas creen que los cafés se parecen. Sin embargo, existen muchas diferencias entre ellos.

 

El sabor del café depende, fundamentalmente, de un conjunto de condiciones geográficas como el suelo, clima, altura y plantas circundantes.

 

Para poder comparar y describir un café es necesario tener en cuenta 4 aspectos muy importantes:

 

Aroma:

El “aroma” nos indica cómo es el olor del café. Algunas palabras utilizadas para describir el aroma son “terroso”, “especiado”, “floral” y “anuezado”. Estos aromas distintivos a menudo guardan relación directa con el sabor real del café. Por eso, es muy importante comenzar toda degustación de café con el aroma ya que, mucho de lo que percibimos como sabor se relaciona directamente con nuestro sentido del olfato.

 

Acidez:

La acidez es percibida como la sensación viva de pureza en nuestro paladar como atributo al perfil de sabor del café.

Probará y sentirá la acidez de un café en la punta y en los lados de la lengua, de la misma manera que experimenta la acidez de los cítricos. Estos cafés suelen ser descritos como vivos, penetrantes, vigorosos y puros.

Los cafés con bajo nivel de acidez se sienten suaves en la boca y tienden a dejar una sensación prolongada.

 

Cuerpo

El cuerpo es el “peso” que tiene el café en nuestro paladar. ¿Se siente ligero o pesado en la boca? Esta sensación es similar a la que experimentan cuando se compara la sensación de la leche entera con la de la leche descremada. Un café con cuerpo fuerte se sentirá en la lengua y su sabor permanecerá por un rato en la boca.

 

Sabor

Se refiere al “gusto” que tiene el café. Esta característica parece percibirse en diferentes partes de la boca. Los sabores cítricos, a cacao y a bayas son apenas unos cuantos de los que se puede percibir.

 

La altitud es muy importante ya que también determina la cantidad de luz y de oxígeno. Los árboles de café no sólo crecen mejor en altitudes elevadas, sino que los granos que producen son de mejor calidad. Todos los factores mencionados contribuyen a un mejor crecimiento de la planta y una lenta maduración de los granos que permite mayor nivel de acidez, sabor y concentración, un grano de mayor densidad y mas duro.